Te vas a llenar de energía positiva”, esta fue la frase que me dijo la dependienta del puesto de piedritas naturales que encontré en una feria de artesanía al que me acerqué entre la curiosidad y mi afán de encontrar un remedio rápido para aliviar la tensión que había acumulado durante los largos días de confinamiento y et voalá ahí estaba la amatista esperando para aportarme la tranquilidad que estaba buscando.

Aunque era un poco escéptica con estos temas, lo cierto es que la chica me habló tan bien de esta poderosa piedra que no pude más que hacerla caso y tal como me dijo la dejé en mi mano, sin soltarla hasta que llegué a casa, afortunadamente estaba cerca y había ido andando, así que en ese breve camino la amatista fue emanando su poderío tranquilizante y cuando llegué me sentía no solamente mucho más tranquila sino que notaba que mi energía había cambiado y sentía un bienestar increíble.

Me sorprendió tanto el efecto que había hecho sobre mí en tan breve espacio de tiempo que decidí “investigar” sobre sus propiedades que descubrí van mucho más allá de las meramente tranquilizantes.

Pero vayamos al grano ¿en qué nos puede ayudar la amatista?

Reconozco que antes de conocer las propiedades de la amatista, ignoraba por completo la multitud de beneficios que tiene pero en mi “investigación” y en “mis propias carnes” he descubierto tantos que, aunque me resulta complicado, voy a tratar de resumir en 10 que te pongo a continuación.

  1. Es un tranquilizante natural que ayuda a relajar el sistema nervioso
  2. Disminuye la ansiedad y calma los pensamientos
  3. Aportan energía positiva e influye en nuestro estado de ánimo
  4. Es una piedra muy protectora que resguarda de envidias y celos
  5. Ayuda a bloquear las energías negativas del ambiente
  6. Alivia las tensiones emocionales y psicológicas
  7. Combate el insomnio y favorece el descanso reparador
  8. Alivia los dolores reumáticos y relaja los músculos
  9. Aporta claridad mental y potencia las neuronas
  10. Atrae éxito y prosperidad en los negocios

Y, a modo de propiedad extra, si practicas meditación, no dudes en hacerlo con tu piedrita cerca de tu piel, ya que te aportará energía para aumentar la concentración, intuición y la conexión con tu parte más espiritual.

He podido comprobar la eficacia de la amatista sobre mi misma, tanto que ahora no salgo sin mi piedra en el bolso, en el bolsillo, en la mano o incluso, cuando intuyo un día o momento complicado, me la pongo “camuflada” en el pecho a la altura del chackra corazón. Y en los días de más estrés en los que el sueño parece que no llega, me la coloco debajo de la almohada y te lo aseguro, duermo como una campeona.

Con 10 minutitos basta para sentir sus efectos mágicos, pero por si fuera poco, me he comprado una pulsera monísima de lamineriaartesana.com que, además de Amatista lleva Ónix, otra poderosa piedra protectora, que juntas son una verdadera bomba de paz y tranquilidad.

En fin, que te animo a que tu también pruebes su magia para que tu también puedas decir ¡no sin mi amatista!

Hasta la próxima!